Escrito por Pixel 

Nocturne, de Vincent Laforet: el poder de la Canon 1D Mark IV