Escrito por Dixel 

Ícaro y “No dispares al pianista”