Albert Hubo es la estrella

Escrito por Pixel y Dixel el 24.07.2007 @ 15:17

La estrella indiscutible de la mañana ha sido sin duda Albert Hubo, un robot capaz de caminar, mantenerse estable y comunicarse. Fabricado y diseñado en Corea del Sur tiene un total de 66 motores, de los cuales 33 están situado en la cabeza. Debajo del cráneo hay varios motores pequeños que son los que hacen que la expresión de la cara de Albert cambie. Si bien está previsto que funcione con red inalámbrica, en la Campus Party no ha sido posible esta demostración debido a las numerosas conexiones que hay habilitadas. Tiene sensores en los pies, en el pecho y en las muñecas. Es capaz de estabilizarse a sí mismo y no sólo es bípedo sino que además puede estar sobre una sola pierna. Gracias a los sensores de las muñecas puede estrecharte la mano. Además tiene la capacidad de mover los cinco dedos a la vez o de forma independiente. Puede expresarse con el lenguaje de signos, sabe hacer Tai-Chi y bailar.

Nos hemos pasado por la zona de Campusbot, donde se reúnen la mayoría de los seguidores de la robótica y la animatrónica. Nos han contado sus sensaciones. Por ejemplo Alejandro, que lleva creando pequeños robots desde hace cinco años, nos cuenta que ha quedado impresionado sobre todo por la precisión con la que mantiene el equilibrio sobre una pierna Albert Hubo. Agustín, que es otro loco de la robótica ha salido también emocionado. Lo que más le ha impresionado es la estabilidad del robot, sobre todo teniendo en cuenta su tamaño y peso, y lo conseguida que está la capacidad expresiva del robot. Se abre el debate y todos coinciden en que la robótica está orientándose últimamente a la socialización de los robots, y que por ello quizá en Albert Hubo se le haya dado tanta importancia a la capacidad de expresión de la cara, que junto con el lenguaje de signos consigue humanizar a la máquina recreándonos de forma inimaginable a la figura de Albert Einstein.

CampusBlogEntrada realizada por Pixel y Dixel publicada originalmente en el CampusBlog del diario El País durante la cobertura de la 11ª Campus Party

Ahora en Pixel y Dixel